De la mano con los padres, la intervención temprana consiste en la evaluación y tratamiento personalizado de bebés y niños con daño neurológico para que logren alcanzar las habilidades motoras y sensoriales necesarias para su desarrollo.

La terapia de neurodesarrollo consta de ejercicios, masajes, actividades sensoriales, cognitivas y recreativas.